Bodas de plata

25 ANIVERSARIO DE BODA

Otro aniversario. Pero este es mucho más importante que los 25 años como intérprete.

Poco después de iniciar mi trayectoria profesional empecé a recorrer un nuevo camino y así ha transcurrido un cuarto de siglo, durante el cual, la frase que más es escuchado en este complejo equilibro familia-trabajo siempre ha sido: “tú ves, tú cógelo, tú atrévete, tú puedes…”

Y mientras tanto las niñas. Primero Carlota, que colmó la alegría de la familia y parece mentira que  ya vuela sola y después María, tan deseada y querida, tan esperada,  que completó nuestra familia y que prácticamente ya vuela sola también…

Y mientras tanto lo mismo, “tú ves, tú cógelo, tú atrévete, tú puedes… que nosotros te esperamos, con la merienda, con la cena, con todo a punto, que nosotros nos encargamos de que todo siga funcionando…”

Y mientras tanto han pasado 25 años, trabajando los dos a tope y manteniendo el barco a flote. Entre los dos. Un bonito equilibrio.

Así cualquiera, ¿no?

¡25 años! Y con la misma persona, como bromeo a menudo cuando hablo de la etapa más importante de mi vida.

¿Fácil? ¡Claro que no!

¿Compensa? ¡Por supuesto!

¿El secreto? ¡Mucha, mucha, mucha paciencia! Pero por parte de los dos, ¿eh?

¡A por los próximos 25!

 

IVA SILVIA PALA_02004 Nacimiento Maria (10)IMG-20171021-WA0010

Te recuerdo con cariño, Bettina

Querida Bettina, un mes desde que te fuiste. Todavía sonrío ante aquella lista de palabrejas extrañas que empezamos a coleccionar en todos los idiomas posibles hace ya un cuarto de siglo, durante aquel postgrado en interpretación, y que tanto nos hacían reír cuando las comentábamos y que sigo completando en nombre de las dos. Fíjate cómo al final recordamos siempre los momentos más divertidos. Un mes desde que te fuiste, cómo pasa el tiempo. Querida Nina, querido Axel Sería un tópico decir que nos hemos quedado sin palabras ante la marcha de vuestra madre. Sin embargo, como veis, tenemos mucho que decir. Hay una Bettina familiar que es la que más recordaréis vosotros: cuidándoos, preocupándose de tantos detalles, asistiendo a todos y cada uno de vuestros progresos: vuestros primeros pasos, vuestros cumpleaños, vuestras fiestas, vuestros años de niñez y adolescencia con todas las aventuras que eso conllevaba, para dejaros volar sabiamente más tarde, conocedora de que lo más importante del trabajo ya estaba hecho. Después hay una Bettina amiga que es la que más recordaremos muchos de nosotros, su sentido del humor, sus bromas, su inteligente ironía. Ahí también de nuevo vosotros, pues se la veía orgullosa de lo que había conseguido. No la recuerdo llevando la voz cantante en las ocasiones en que nos habíamos reunido unos cuantos, ya fuera para la cena anual de intérpretes o en algún otro encuentro más en petit comité. La recuerdo como una presencia más bien discreta, aunque no por ello ausente, observando, sonriendo, añadiendo lo justo y necesario para hacernos reír o pensar, como hacen las personas inteligentes. Sus obras de teatro, todo lo que explicaba de sus amigos del Masnou, sus cenas, sus aficiones, su tiempo libre. Y después hay una Bettina profesional que es como la recordaremos también muchos de los que estamos aquí: de nuevo vosotros también implicados, pues planeaba cuidadosamente la logística de la organización doméstica mientras fuisteis pequeños, los viajes, el despacho que compartió un tiempo con algunos de los que están aquí, la decisión de dejar la escrita, su página web, sus conferencias médicas… Bettina no tuvo una vida fácil, pero si alguien supo ver el vaso medio lleno, esa fue ella. No creo que fuera una pose cuando le preguntabas qué tal y te contestaba “de puta mare”.  Se reservaba para los más cercanos, seguramente, el desahogarse de esos obstáculos que a todos nos va poniendo la vida delante. Quería que la recordáramos con una sonrisa, ya incluso mucho antes de saber que estaba enferma. Más allá de las creencias religiosas o espirituales me resisto, me niego a pensar que todo acaba aquí. No tendría ningún sentido. De alguna manera Bettina sigue estando con nosotros gracias a todos los buenos ratos supo regalarnos. Nina, Axel, contad con nosotros. Estáis rodeados de buenísimas personas, sé que tenéis a Greg, que contáis con Agustí, con los hermanos que la vida os ha regalado. Pero no dudéis en llamarnos o en escribirnos para lo que sea, por favor hacedlo. Espero que no me tachéis de superficial refieriéndome a las redes sociales, pero me quedo con lo último que Bettina escribió en su perfil de Facebook, lo leí hace unos meses, y me hizo sonreír, una vez más con esa fina ironía que la caracterizaba. “Estoy segura de que si buscamos mucho mucho mucho, si nos esforzamos mucho mucho mucho, si nos levantamos muy muy muy temprano, alguna noticia positiva sobre Barcelona encontraremos, y sobre Catalunya, e incluso sobre España, sobre el mundo y sobre el resto del universo.” Te olvidaste escribir, Bettina, que no había que hacer el más mínimo esfuerzo para decir millones de cosas positivas sobre ti.

bettina foto-bettinatexto

Qué tendrá Suiza

Una cosa es hacer turismo y otra bien diferente es pasar una semana trabajando con y para una empresa Suiza. Son tantas las ideas que he traído a casa que resultaría difícil enumerarlas una a una, pero permitidme que comparta algunas de ellas. Por motivos de confidencialidad no puedo deciros de qué empresa se trata, pero estoy segura de que podría aplicarse a todas ellas.

Para empezar la precisión. Lo de la puntualidad suiza no es solo un tópico. Es que salir a las 8.20h del hotel quiere decir salir a las 8.20h del hotel. Ni más ni menos. Y llegar al Auditorio a las 8.50h y empezar aunque no sean las 9.00h porque ya estamos todos los que tenemos que estar… me deja simplemente sin palabras. Creo que los suizos no han oído hablar del cuarto de hora académico.

Otra cosa que me ha sorprendido gratamente es la aplicación del método Kaizen (kai+zen en japonés significa algo así como cambio a mejor) de mejora continua a nivel de fábrica. Se trata de un método que representa lo opuesto a la conformidad y complacencia. Es un sistema de gestión orientado a la mejora continua de procesos que tiene como objetivo erradicar todas aquellas ineficiencias que conforman el sistema de producción. En esta fábrica en concreto se reconoce y premia cada una de las propuestas de los trabajadores orientada hacia la aplicación de este sistema. O sea, nada de igualar a la baja, sino todo lo contrario.

El orden, la limpieza y la convivialidad repercuten sin duda en la productividad de los trabajadores. ¿Sabíais que el trenecito que reparte piezas de recambio entre los trabajadores de la fábrica emite una agradable música a un cierto volumen para avisar que está circulando? Nada de sirenas estridentes estresando a los trabajadores. La fábrica está tan limpia que parece lista para pasar una inspección, se podría literalmente comer en el suelo…

Se trata de medidas sencillas, casi casi podríamos decir infantiles pero… cuánto facilitan el buen hacer! Por ejemplo, los carritos de las distintas partes del proceso de montaje tienen todos, sin excepción, una fotografía a color con el resultado final…

Y eso sí, delicioso y tentador chocolate por todas partes!

bandera suiza orden fábrica limpia kaizen explicación Kaizen baixachocolate suizo

Adiós verano!!!

Adiós, verano…

Atrás quedan las alfombras de flores de Corpus con las que te anunciaste, las salidas en canoa, las tardes de primos, la llegada de Luna, la fiesta griega de blanco, los petardos y la magia de San Juan, las actuaciones de la Colla Jove de Sitges, las tardes de surf en el club, las meriendas de primos, la procesión de la Virgen del Carmen, las calas de Begur, las tardes con los avis en Sitges,  los ratos con la abuelita, las salidas con las sirenas, la presentación de la pubilla de la Colla Jove de Sitges, los ratos con las amigas en el jardín, los días en la Cerdanya, la fiesta de final de verano, las barbacoas con amigos…

Adiós, verano… no tardes en regresar! Cuánto que celebrar contigo!

2 collagecollage

Intérprete de conferencia: El movimiento del altruismo efectivo

Peter Singer, invitado por la Fundación Grífols, ha venido a Barcelona a hablarnos sobre el movimiento del altruismo efectivo. Una filosofía y movimiento social que aplica la evidencia y la razón a buscar la manera más efectiva de mejorar el mundo. Es decir, no solamente ayudar, sino ayudar al prójimo de la manera más efectiva posible.

Henry Spira lo define diciendo: “Supongo que básicamente uno quiere pensar que en la vida ha hecho más que consumir productos y acumular basura. A uno le gusta mirar a trás y pensar que ha hecho todo lo posible para mejorar este mundo de cara a generaciones futuras. No es una obligación, sino que es algo que deseo hacer. Y me da satisfacción hacerlo.

See also www.givinggladly.com and www.givingwhatwecan.com

Mi padre era mi héroe y mi modelo

JavierCon estas palabras describía uno de los hijos de Javier a su padre hoy en su funeral. Un discurso sencillo, emotivo, cercano. Sorprendentemente maduro para un chaval de apenas 18 años. Sailesh, sin dejar ni un segundo la sonrisa que le caracteriza, ha narrado con una serenidad casi inexplicable el recuerdo imborrable que deja en él su padre.

Lo confuso y triste que se siente porque su padre no verá crecer a sus hijos, porque no verá cómo son capaces de alzar el vuelo del nido, y vivir una vida independiente. Sailesh nos ha hecho revivir a Javier con su pose, su voz profunda, sus palabras claras y directas. Cuando le he dicho lo mucho que se parece a su padre me ha dicho “es que yo siempre he querido parecerme a él, yo quiero ser como mi  padre”.

Nos ha dejado uno de los primeros intérpretes que conocí cuando inicié mi andadura profesional. Una persona a la que jamás vi alterarse por nada y que destacaba por su sonrisa y afabilidad. El intérprete más polivalente, casi podríamos decir, a cualquier idioma, de cualquier idioma, nada le asustaba, parecía que hubiera vivido más vidas que todos nosotros juntos. Y sin embargo jamás le oí hacer alarde de nada. Y eso que, como ha explicado su hermana, su sed de aprender le llevó hasta las mismísimas Antípodas.

Me decía una intérprete, al despedirnos, que Javier vivió con una intensidad serena. Yo diría además que vivió con una serenidad intensa,  combinación a veces difícil de encontrar.

Descansa, Javier. Intentaré seguir todos y cada uno de tus consejos. Me uno al deseo de tu familia, que tengas un feliz último viaje. Vete tranquilo, Javier, tu labor de padre ya ha empezado a dar fruto.

El Meu Pare. Sailesh Guijarro 19 junio 2014

Cuatrecasas y Dara

Hoy he pasado todo el día en Cuatrecasas. Pero no es del Consejo de Administración de lo que quiero hablaros. Este post va dedicado a Dara, y a todas las Daras del mundo que con su sonrisa y buen hacer iluminan nuestro día a día.

Me tomo unos minutos de descanso fuera de la sala mientras espero pacientemente a que llegue mi turno de nuevo. La mañana es especialmente densa, los miembros del Consejo se interrumpen entre sí (algo inevitable), y sus comentarios sotto voce hacen nuestra tarea especialmente difícil. Seguramente se me  ha escapado un suspiro, porque aparece Dara con una coca-cola y un vaso y me sorprende con su sonrisa. “Te apecece una coca-cola? O prefieres quizá una light?” Dara no conoce la palabra pereza. Se presenta como la camarera de planta: “me ocupo de que no os falta de nada, y de que estéis a gusto todo el tiempo que pasáis aquí”

Sirve los cafés con la misma elegancia y discreción, y el mismo celo profesional que los abogados para los que trabaja.

Le pido que me de su mail, para enviarle este post, y alaba mi letra a la vez que me anuncia (otra vez con una sonrisa!) que la comida parece exquisita, que ya está a punto, y que hay dos tipos de ensalada!

Sí, las cuentas de explotación son muy importantes. Y los resultados anuales. Y los beneficios antes de impuestos.

Pero nada sería posible sin el diligente trabajo de todas las piezas del puzle. Y Dara es, sin duda, una de ellas.

Por la puerta grande

DSC_0257Este año viene con fuerza, después de dar vida a un arquitecto de fama mundial,  a varios directores de las Escuelas Pías y a una monja agustina de la República Democrática del Congo hoy me ha tocado algo especial. Y a pesar de que era domingo, a pesar de que eran las 8 de la mañana, he cogido el tren ilusionada camino a Barcelona. No todos los días tengo la oportunidad de interpretar a alguien de la categoría humana y profesional como es Vivianne Reding,  vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Justicia, Derechos fundamentales y Ciudadanía…